Sine die

Un día te levantas y todo ha cambiado, tú has cambiado.

De hecho, no has cambiado de un día para otro, es sólo que tomas consciencia.

Después de una larga noche de insomnio y corta de descanso, he abierto los ojos y me he visto desde fuera.

No me reconozco, las circunstancias ganadas y encontradas me han hecho diferente (a peor).

Me he vuelto desconfiada (con razones y motivos, pero erróneamente globalizo), controladora (que no manipuladora, lo siento para el que así me crea), malpensada y malhumorada, me enfado por todo y por nada. Reconozco un carácter de mierda cuando lo veo, como el mío.

Y no, hace escasos meses yo no era así. Y no me gusta en qué me he convertido.

No soy feliz, y volcaba el peso de mi felicidad en otra persona, carga que nunca nadie debería soportar; pero es más fácil culpar a algo o alguien externo que ver que tu insulsa vida te la has ganado tú.

Lo bueno de esta triste mañana y de las ciento veinte noches rota es que sólo te queda subir, ahora toca andar.

Caminar no es lo mismo que deambular, caminar es fijarse una meta y seguir los pasos hacia ella. Deambular es lo que llevo tiempo haciendo. Y aquí estoy, intentando encaminar mi vida hacia algo que me haga feliz (sí, algo, porque mi felicidad no tiene que depender de nadie).

He cometido muchos errores y los voy a seguir cometiendo, pero esos errores no me explican como persona, no soy yo. Es sólo eso: un error. Me niego a pagar de por vida por mis fallos y por los que algún día deambularon conmigo.

Mi evolución empieza hoy: con pequeños cambios, con (quizás) insignificantes decisiones, con simples actos, pero con mucho tacto. Pasos cortos e imperceptibles pero firmes.

Porque al final la que tengo que ser feliz soy yo. Y si yo soy feliz, podré hacer felices a los demás.

Y solo me queda dar las gracias, que perdón ya he pedido muchas veces.

Gracias a los que están

Gracias a los que se fueron (y por favor, ¡no volváis!)

Gracias a los amigos (los de verdad)

Gracias al trabajo, espero poder volver algún día (solo) de visita

Gracias a mis ex parejas, por haberme enseñado tanto

Y, por último, gracias a las personas que vendrán para quedarse: Os prometo ser mi mejor versión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s